Galería

Conóce Foggara Hotel

Conoce nuestra historia

Foggara Hotel es el producto de un esfuerzo familiar que inició en 2012. Aunque nativos de Coahuila, después de muchos años fuera del estado y enamorados de Parras, decidimos adquirir una casa para la familia. Buscando diferentes opciones, dimos con esta casona que nos llamó la atención, ya que nos pareció apropiada para un pequeño hotel. Después de platicarlo y revisar la viabilidad decidimos emprender el proyecto, el cual iniciamos en marzo de 2013. Todos coincidimos en que el estilo del hotel debía contribuir a conservar el patrimonio cultural, la típica arquitectura parrense, y dar prioridad a la comodidad para los futuros huéspedes. Después de más de tres años de trabajo familiar, y contando con la colaboración de competentes profesionales en el área de la construcción, la arquitectura y el interiorismo, iniciamos operaciones en agosto de 2016.

El número original de la sede del hotel era el 5. Este cambió a ser oficialmente el 111, debido a la reordenación de los predios por parte del municipio de Parras. El hotel está dentro de la zona de monumentos históricos y, la casa en sí está definida como monumento histórico por decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación del 18 de febrero de 1998. El mismo documento menciona: “La arquitectura de la ciudad está desprovista de artificios y es sencilla en sus elementos, que como alineamientos, perfiles, materiales, procedimientos de construcción y ornamentación, se remiten a solucionar las necesidades básicas del hábitat humano y se expresa principalmente en el manejo casi exclusivo de los volúmenes, situación que da carácter especial a la arquitectura de Parras”. Convencidos de la importancia de preservar la sencilla belleza de la arquitectura norestense, restauramos el edificio conservando sus antiguos muros de adobe, instalando ventanas verticales en la fachada, y sustituyendo los antiguos techos de “terrado” con otros nuevos, utilizando las mismas técnicas constructivas y materiales con base a carrizo y vigas.

En el diseño del hotel, se respetó la construcción original y se restauró con base al característico estilo parrense, eliminando aquellos elementos modernos que se adicionaron en fechas más recientes. El patio central y el jardín del traspatio se diseñaron buscando el disfrute de los huéspedes. Se incorporaron elementos regionales acordes a la arquitectura, para ambientar los espacios.